1. Explícale en pocas palabras a los más inexpertos dentro del mundo de los VFX de qué se trata el Layout y por qué es importante en una producción cinematográfica.

La labor del departamento de Layout es un paso intermedio en el proceso de producción en un estudio de efectos especiales (o VFX por sus siglas en inglés) que consiste a grandes rasgos, en componer la escenatomando todos los elementos necesarios, proporcionados por los departamentos que van antes, colocarlos en su lugar y posicionar y mover la cámara, cuando es necesario, cuadrando el aspecto final de la toma.En producción de VFX, técnicamente la post-producción de una película, mucho planos consisten en imagen real, rodada en set o en localización con escenarios y personajes al menos parcialmente reales, combinadas posteriormente con recreaciones digitales de todo lo que falta. Esto pueden ser fondos, escenarios, elementos concretos y personajes enteros. Todo lo que vemos en los “making-of” que va enverde croma (“chroma green”) es después sustituido por algo.El proceso de trabajo digital en cine, ya sea en animación pura o en VFX, se denomina “pipeline”, lo que en inglés significa algo así como linea de tuberías, porque representa un proceso lineal en el que por un extremo entran los elementos que conforman la producción y por el otro extremo sale el producto final, es decir, la película.

En Layout recibimos el metraje real de set, las cámaras digitales que concuerdan los las cámaras de rodaje, los elementos digitales de modelado, tales como entornos, atrezo o personajes, y con todo ello componemos el armazón de la escena. Son responsabilidad de Layout la composición de la escena, el movimiento de cámara, la continuidad del raccord, la posición e interpretación iniciales de los personajes digitales, asegurándonos de que todo ello cuenta con la adecuada narrativa visual al servicio de la historia a contar. Después de nosotros vienen los departamentos de animación, que refinan y detallan el movimiento de las partes móviles, iluminado, texturizado, efectos, composición, etc.

En una jornada normal los “Layout Artists” traemos a nuestra escena en Maya todos los elementos necesarios para montar el Layout de la misma siguiendo las indicaciones del previs, renderizamos el resultado y lo mostramos en las reuniones de supervisión, a las que llamamos dailies, para recibir bien el visto bueno o bien anotaciones para mejoras. Cuando obtenemos el visto bueno publicamos los elementos que hemos generado al servidor general para que los siguientes departamentos puedan iniciar su labor en el siguiente eslabón de la cadena.

2. ¿Cómo fue tu camino para convertirte en una artista VFX?

Yo de niña quería ser científica. Además de por mi amor a la ciencia, porque no concebía que eso de hacer películas fuera una profesión real a la que alguien pudiera dedicarse. Pero circunstancias ajenas a mí hicieron que acabara estudiando arquitectura, una carrera sin duda muy interesante, pero que no había sido nunca mi vocación. Aun así, gracias a la arquitectura tuve mi primer contacto con programas informáticos de creación de entornos en 3D, que por aquel entonces empezaban a hacerse populares para representar digitalmente diseños arquitectónicos de manera realista y no solo delineación de planos. Enamorada por igual del arte y la tecnología, aquello para mí fue un descubrimiento insospechado: crear en 3D imágenes realistas de entornos diseñados por mí en los que las casas nunca se me iban a caer ni requerían permiso de obra alguno. Me resultaba muy difícil limitarme a modelar edificios y no distraerme en diseñar naves espaciales o planetas remotos imposibles. Parecía claro que la arquitectura no iba a ser lo mío, de modo dejé la carrera sin tener muy claro qué quería hacer. Dio la casualidad de que en ese momento se estrenaban los DVDs de la versión extendida de la primera entrega de la trilogía de “El Señor de los Anillos”, película que unos meses antes me había fascinado en las pantallas de cine y que me convirtió en gran fan de Tolkien y que hizo que me leyera los 4 libros en tiempo record. Aquellos DVDs incluían documentales sobre cómo se había hecho la película con un nivel detalle que no había visto nunca hasta entonces. En aquellos documentales se veía a artistas entusiasmados con su trabajo, personas normales contando con detalle cómo se hacía una película así. Yo admiraba la tecnología detrás del cine desde películas como “Parque Jurásico” o “Terminator 2”, pero nunca había visto con tanta cercanía la realidad tras una gran superproducción. Resultaba que gente normal tras un ordenador, usando programas similares al que yo acababa de descubrir, generaban aquellos mundos, historias y personajes que tanto me fascinaban. Y me dije “yo tengo que dedicarme a eso”. Así que busqué en Madrid una buena escuela donde estudiar 3D, modelado y animación virtual, y convertí el trabajo de los artistas de Weta digital a las órdenes de Peter Jackson mi estandarte de sueño a alcanzar.

3. ¿Cómo fue esa transición de España, un país que (como Colombia) no tiene mucho recorrido dentro de la industria a Estados Unidos, “la meca” de las superproducciones audiovisuales?

Dar el salto al cine no fue fácil. Y dar el salto al cine internacional fue incluso más difícil. Tras conseguir trabajar en el cine español con “Planet 51”, una experiencia inolvidable, aun me costó un par de años de perseverancia trabajando en otros sectores en 3D en España, mejorando la reel, aprendiendo mucho, trabajando duro, y sobretodo bombardeando a todos los estudios de animación y VFX del mundo con mi material hasta conseguir una oportunidad firme. Los primeros en mostrar interés fueron Dreamworks, pero las leyes de inmigración estadounidenses son especialmente duras, y a pesar de que pasé las entrevistas y pruebas, mi aun escasa experiencia laboral hizo imposible la tramitación de un visado de trabajo para poder trabajar con ellos. Tras este contratiempo parecía que la ocasión no llegaría nunca, pero finalmente los estudios de George Miller, Dr. D, que se encontraban en Sydney, Australia, en plena producción de “Happy Feet 2” se fijaron en mí y me dieron la tan ansiada oportunidad de saltar al cine internacional. No sin un buen susto en el cuerpo hice maletas y lo dejé todo atrás para irme a la tierra de los canguros a trabajar con uno de los directores que ya más admiraba y unirme a su equipo dando vida a sus pingüinos bailarines. Tras esta experiencia las cosas fueron ya más sencillas. Nada más acabar la producción ya tenía una oferta en los estudios MPC de Londres, donde trabajé en “Prometheus” y “World War Z”. Mi insistencia enviando mi curriculum a Weta cada poco tiempo acabó dando sus frutos y a los pocos meses se interesaron por mí y me ofertaron unirme a ellos en la producción de la trilogía de “El Hobbit” nada menos, a las órdenes de Peter Jackson en la Tierra Media de mi admirado Tolkien. Para allá nos fuimos mi pareja y yo dejándolo todo atrás. El sueño se había cumplido. Fue una mezcla de trabajo duro, perseverancia y suerte, y aun hoy, ya un par de años después, me sigue pareciendo mentira. Fue toda una aventura, todo un honor, que me enamoró aun más si cabe de mi profesión y del cine.

Y tras aquello ahora estamos en Vancouver, Canadá, un paso casi natural, ya que aquí se hace mucho cine (no en vano la llaman “Hollywood North”) y hay mucho trabajo para nosotros. Muchos de mis compañeros están también aquí.

4. ¿En tu fanpage nos has dejado ver tu lado más “friki”, crees que está fascinación por los comics y ciencia ficción te inspiraron de alguna forma a hacer lo que haces hoy en día?

Sin duda. Parte importante de mi lado friki es mi amor por el cine y la ciencia ficción, y de esta pasión surge mi vocación profesional, de modo que sin duda están relacionadas. Comprendo que no es fácil conseguir dedicarse a lo que uno ama, por lo que me siento tremendamente afortunada.

5. ¿Cuál fue la primera película en la que participaste? cuéntanos un poco de esa experiencia.

La primera fue “Planet 51” en los estudios de animación Ilion, en mi Madrid natal. Fue una experiencia increible porque fue la primera vez que trabajaba con un equipo tan grande en una producción de cine. Absorví toda la información que pude día a día como un esponja. Aprendí muchísimo y lo pasé muy bien. El equipo de compañeros fue fabuloso.

Trabajé como parte del departamento de Scene Composing, que realiza en animación funciones muy parecidas a las que en FVX realiza Layout. Eso me inició en el camino del Layout que me acabó llevando a donde estoy ahora. Fue sin duda una experiencia crucial para mí y tremendamente enriquecedora.


6. Sin duda alguna cada película siempre va a ser un nuevo reto, cuéntanos un poco sobre cómo es la preparación para afrontarlos.

Antes de comenzar a trabajar en una nueva película conviene informarse bien del tono, el estilo del director, el argumento general y de las funciones específicas que nuestro departamento va a realizar a lo largo de la producción. Más específicamente, cuando se nos asigna como artistas un plano, o una serie de planos en los que trabajar, es importante conocer y comprender la secuencia completa a la que pertenece y el objetivo narrativo de esta. Saber qué tenemos que contar y cómo quiere el director contarlo es fundamental para realizar nuestro trabajo correctamente. No siempre tenemos todo el tiempo que necesitaríamos para la preparación, pero lo ideal sería incluso leerse el guión y reunirse con los supervisores de VFX y 3D para conocer el enfoque y resolver dudas. Estamos todos trabajando juntos para contar la misma historia, así que conocerla es fundamental.

7. Con los pasos agigantados que da la industria y las nuevas tecnologías que surgen cada día, desde tu perspectiva y conocimientos, ¿cómo crees que se perfila el mundo de los VFX dentro de varios años?

Yo creo que aun seguirá avanzando durante bastante tiempo. La tecnología que usamos aun está en pleno desarrollo, y aunque el realismo que se alcanza en muchos aspectos es ya muy alto, en otros aun hay hueco para mejorar y perfeccionar.

8.Crees qué se llegará al punto en que nada sea real y absolutamente todo sea CGI?

No creo. Para eso haría falta que vocaciones artísticas como las de actor, director de fotografía o diseñador de escenografía desaparecieran por completo, y no creo que eso vaya a suceder. Ahora podemos hacer películas enteras por ordenador (animación pura) y tenemos directores que abusan del CGI hasta ser el 90% de la película. Pero el cine consiste en contar historias humanas, y entre los humanos siempre habrá artistas queriendo contar con realidad.

Los protagonistas de una historia deben conectar emocionalmente con el espectador, y por realistas que lleguen a ser los VFX, nunca conectaremos con un personaje digital como conectamos con un ser humano real.

 

9.En qué proyecto has disfrutado más participar y por qué?

Para mí ha sido sin duda el trabajo en la trilogía de “El Hobbit”. Para mí supuso un sueño hecho realidad, además de muy intenso trabajo durante casi 3 años enfrascada en dar vida a la Tierra Media de Tolkien que tanto me apasiona. Las experiencias vividas y lo mucho que he aprendido durante mi trabajo en “El Hobbit” son sin duda dignas de mención para mí.

10. En promedio cuantas personas integran el grupo de trabajo para realizar una de las escenas que vimos en tu reel?

Cualquier escena de una reel de VFX en el estadio final en el que la vemos en la pantalla de cine, ha requerido como mínimo a un artista por cada departamento de cuantos ha pasado. En ocasiones más de uno. Si a eso le sumamos la labor de los supervisores y de los coordinadores de producción, que hacen de unión entre departamentos, podemos estar hablando fácilmente de un par de docenas de personas. Habrá planos más sencillos que requieran menos trabajo y otros de entre los más complejos que requieran muchoas más artistas. Pero en esa media os podéis hacer una idea.

11. Sin duda las primeras veces lo hiciste, pero… ¿te sigues quedando a ver tu nombre en los créditos finales?, ¿sigues sintiendo la misma emoción con cada proyecto?

Así es. No solo me quedo a ver los créditos finales de las películas en las que he trabajado yo, sino que lo hago con casi todas las películas, especialmente si tengo algún compañero o conocido que haya trabajado en ellas. Me gusta encontrarles y acordarme de ellos. Es parte del respeto que siento por todos los compañeros artistas que aportan tanto talento al cine de hoy. Me parece un honor conocer a alguno de ellos y haber trabajado a su lado. Y ni que decir tiene que me sigue haciendo muchísima ilusión encotrar mi nombre entre tanto artista. Espero no perder la ilusión nunca y emocionarme al encontrarme como el primer día.

12. Dónde aconsejarías buscar información a los que apenas estamos empezando en el mundo de los VFX?

Hay mucho material informativo y formativo en la red hoy en día. Horas y horas de tutoriales y documentales en Youtube que pueden ser fuente de información e inspiración para cualquiera de nosotros. Igualmente también hay muchos blogs de gente que trabaja en el sector que escribe muy interesantes artículos sobre la profesión. También hay cada vez más escuelas y centros formativos que imparten educación sobre esta apasionante profesión, tanto de manera presencial como a distancia. El problema que he encontrado es que abundan mucho los recursos en inglés casi para cualquier materia, pero en español hay no hay demasiado. Hay, pero aun hay mucho que contar. ese es uno de los motivos por los que me animé a crear vídeos explicativos sobre cine y VFX y a relanzar mi blog escribiendo sobre temas que pudiera interesar a quienes no dominan aun el idioma inglés. Entre otros temas escribí un artículo listando todas las escuelas de habla española que impartieran formación sobre animación y VFX tanto presencialmente como on-line en el mundo hispanohablante, para tratar de echar una mano a quienes tienen dificultades para encontrar dónde estudiar.

13. Qué aconsejarías a todos los que soñamos estar en algún momento dentro de la industria haciendo lo que tú haces y participando en los proyectos que tu participas y que no encontramos en un país como Colombia en el que parece algo tan utópico.

No rendirse. Estudiar mucho, trabajar duro para ser cada día mejor, entrar en contacto con profesionales con más experiencia a los que preguntar dudas, adquirir toda la experiencia posible en empresas y estudios locales de cualquier tipo para poder mejorar el curriculum y la reel y hacer llegar estos a todos los estudios del mundo de manera periódica para que sepan ahí fuera que existimos y que estamos dispuestos para el trabajo. Esta es una dura tarea que requiere perseverancia y tranajo duro. No es un sprint, es una maratón. Puede ser muy duro, pero si es lo que realmente deseamos hacer, la batalla merece la pena.

97A9850 - Carolina Jiménez  ( Artista VFX )

Carolina Jiménez

Artista VFX